martes, 9 de diciembre de 2008

Frases no hechas

Al tiempo, como no lograba avances con Tordelli, pedí autorización para intervenir sus teléfonos. Pero esas escuchas fueron infructuosas porque Tordelli sabía hablar en clave. De manera que el escueto informe que elaboré para la superioridad sólo daba cuenta de los siguientes datos:

“Conversaciones frecuentes y destacables del avispón verde (nombre en clave para Hugo Ángel Tordelli):

Con dirigentes sindicales y abogado del gremio.
Con funcionarios de línea de otros Ministerios.
Con funcionarios de Aduana, Anses y la A.F.I.P.
Con el Club Huracán.
Con una tarotista-astróloga llamada Marta (sólo para arreglar turnos).

Aún sin datos o conclusiones dignas de ser consignadas. El avispón verde establece pocas conversaciones telefónicas –y las que establece son en códigos-.”

Además, -cosa que no incluí en el informe- había llamadas a Playwomen –preguntando por Ayelén-, a distintas trolas de www.gemidos.com, y muchas conversaciones con familiares (los primos de Tordelli no bajaban de veinte), y con amigos. En este último caso, sólo un “Nos vemos en el Club” o cosas así.

La primera revelación de las escuchas fue la llamé “Quemera”, es decir la de Huracán. Tordelli mintió cuando me dijo que no era hincha de un equipo de fútbol con esa frase "no me interesa ese deporte”. Todo falso: Tordelli resultó ser un tremendo hincha de Huracán. Su participación en la vida social de la institución era innegable.

El segundo aspecto importante de las escuchas fueron algunas frases por lo menos interesantes. Veamos algunas:

- “Para hacerla (a la plata) hay que poner el pecho y yo lo pongo. Lo pongo por los míos y por mis hijos. Espero después de todo dejarles un par de agencias de quiniela sin que las tengan que laburar” –a un miembro del gremio-.
- “Bajo el agua las cosas se escuchan mejor” –a otro miembro del gremio llamado Tiguer –no en inglés, sino como se lee: Tiguer-
- “Huracán es un club chico que podría ser más grande si nos encolumnáramos atrás de un solo Alí Babá” –a un primo llamado Dadá-.
- “El sol se pone una sola vez al día. No te compliques de más” –a un subordinado del Ministerio de apellido Indigo-.
- “Si me volvés a meter el dedo en el culo, aunque te lo pida, negate, me lo dejás destrozado y después me arde toda la semana” –a la trola de Playwomen llamada Ayelén-.
Publicar un comentario