martes, 7 de julio de 2009

Tordelli anota

Así iban las cosas con Eleonora: dentro de poco les cuento más. Ahora quisiera volver a Tordelli, es fundamental para ensamblar lo que pasó después. En ese tiempo en el Ministerio no hacía mucho; mantenía su reserva habitual. Iba a su despacho de 9 de la mañana y lo abandonaba a las seis de la tarde. Recibía a delegados sindicales, funcionarios de otros ministerios. Nada fuera de lo común. Sólo bajaba para almorzar en un bar que atiende un hincha del globo. Don Mario. Marito –como lo llaman todos-, un gordo que tiene predilección por el bordó (lo atesora en manteles, cortinas, delantales), y por la cocina porteña de los años setenta. La cocina “a la vieja usanza”. En su bar se come lengua a la vinegrata y muchas cosas fritas (incluso buñelitos de acelga). Yo siempre lo evité, pero ahora, como tenía la intención de hablar con Tordelli, intenté un encuentro en ese lugar.

Y lo intenté un día, dos. Pero -cosa curiosa- no apareció. Hasta que el tercer día, una y cuarto, lo encontré sentado en una mesa contra la pared leyendo plácido un libro forrado con motivos florales. Parecía un libro de cocina de mi abuela.

---¿Cómo anda don Tordelli? ---le pregunté

----Oh!, don Rupert---me dijo---, vení sentate, dale…

Mientras me sentaba alcancé a ver un dibujo en su libro. Era un círculo, más bien un mándala con símbolos pintados de colores. Una imagen fascinante.

Después, noté que en una servilleta Tordelli había anotado cosas. Le pedí si podía leerlas y me extendió el papel. Y decía:

No existe el Ser, tampoco el no Ser. Todas las nociones están fundadas en una sumatoria de energías. Esos conjuntos no debieran llegar a ser conceptualizados, ni siquiera definidos. Pero para eso deberíamos reformular toda nuestra lengua…
Las cosas están formadas por átomos, y esos átomos son energías. Lo mismo pasa con los conceptos.
Y lo mismo nos pasa a nosotros. En cada persona no existe un alma individual, tampoco una colectiva. Hay composiciones energéticas que encarnan en un cuerpo. Vivimos con distintas composiciones energéticas; de manera que somos distintas dimensiones en una…. En fin, todo está compuesto de energías. Hay que empezar por ver eso.
Publicar un comentario