viernes, 22 de julio de 2011

Rasputín

Lo miré bien a Tordelli: en el último tiempo se dejó crecer el pelo y la barba. Ahora tiene un hálito que lo emparenta a Rasputín (aunque también me evocó la imagen del Chango Spasiuk, en definitiva otro imitador del célebre ruso). Tiene esa mirada intensa, apostólica, tan merecidamente capaz de engatusar al prójimo, la que tuvo siempre, en definitiva, pero ahora, su imagen de místico ha crecido. Un acierto el nuevo look, pensé. Máxime si uno atiende al rol que, por lo visto, ahora ocupa en la escala K. Lidera un grupo de jóvenes con buzos y zapatillas topper, que como es previsible son fervorosos. Tienen toda la apariencia de la militancia de izquierda, cantan consignas a favor del gobierno popular que Tordelli jamás repite. En ese sentido es como Messi. Un crack.
Publicar un comentario