viernes, 30 de diciembre de 2011

Versatilidad

Ella está parada a mi derecha y a la izquierda está él. Todos dicen que debería ser al revés pero, hay que tomar esas impresiones en serio? Es como cuando vas a un adivino y te dice lo que vas a ser en esta vida. En muchos aspectos eso que dice se cumple, y en otros aspectos no. En otros, pasa cerca. Pero, ¿cómo puede alguien hablar así? No le veo sentido más allá del juego que se entabla: poder analizar el lugar que tienen las creencias que nos determinan. Y más que nada: qué lugar le dejamos a lo que no creemos, pero igual consideramos. El ejercicio supremo de versatilidad. Despojarse del mayor número de creencias en pos de posibilidades, y lo mismo actuar. Conectarse con el sentimiento más que con la idea.
Publicar un comentario