miércoles, 29 de febrero de 2012

Cucha cucha



La negativa a decir algo y la sensación de ser muy
pequeño, tanto que las raíces de un árbol pueden llegar
a tocarte mientras estás dormido en un piso alto.

martes, 28 de febrero de 2012

Carnaval



Mientras las fascinantes carrozas
pasan, los chicos acarician sus perros
y los pájaros se alinean dispuestos
a viajar a lugares exóticos y lejanos
como parte de una rutina.

lunes, 27 de febrero de 2012

Pepirí Guazú



Cada uno en su lugar, el río cada vez
más lento, y vos relajada mientras
lo que debería estar donde los pájaros
levantan el sol, crece según le conviene.

jueves, 23 de febrero de 2012

Si las circunstancias fuesen posibles





Se eleva hasta sentir una pequeña
lechuza sobre sus hombros. Recién entonces
el hielo empieza a derretirse
y alguien promete un final distinto.

Será que entraremos donde los ruegos
serán menos firmes, nuestros cuerpos
abrirán las condiciones y no habrá
la menor resistencia?

miércoles, 22 de febrero de 2012

Los buitres miran impávidos



Cuando estoy por caer, y caigo,
no me queda más remedio que
aguantar en el piso mientras
los buitres miran impávidos a un costado
(me toman como un compañero de juegos).

Y me digo: tengo que ser fuerte, tengo
que aguantar, y no me lo digo bien.
Pero por suerte las cosas tienden a pasar.
Siguen un curso que se modifica poco
con el tiempo, y lo poco que cambia
le lleva incontables días, y no hay nada
mágico en eso, ni poético, es real;
en conjunto se llama carácter.

jueves, 16 de febrero de 2012

Sintiamén



Se visten de dorado y se arrodillan
para ofrecerse a los que pasan,

yo las veo y siento que las quiero tener
mucho tiempo y por un rato a la vez.

lunes, 13 de febrero de 2012

El secreto de la pesca de lisas



                              Una idea que tiene su punto esencial no sabemos bien
                              en qué sentimiento arraigado en un tiempo ido
                              que vuelve a estar presente en todo momento.

Baviera

Las hortensias florecen en calles tocadas por un rocío que en verano te hace dormir. Los edificios fueron hechos por ingenieros solventes y los chicos que salen del colegio llevan sus cosas de forma ordenada. Conclusión: las madres son idóneas para todas las tareas. Acá, puede germinar lo peor. En casa hay cuadros de paisajes bucólicos y, por las repisas, muñequitos de torta. Lo que siempre soñé. Un orden que me lleve más allá de toda lógica. O en otras palabras: se puede ir más allá del principio y la excepción?

jueves, 9 de febrero de 2012

2012

Unos buitres caminan por los alrededores de lagos que, si bien son artificiales, los consideramos hermosos. Están bajo montes impresionantes. Los pueblos deben crecer, dice un viejo que se ha criado cerca de los bosques y ahora respira, como puede, la suciedad que trae el desarrollo que persiguen todos en mi familia. A tal punto, que las cataratas que había al final de ese pequeño claro, ahora arrastran de todo. Es por la lluvia interminable que busca limpiar lo realizado.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Itá Caabó

En una estepa con perros hambrientos
que presumen "el verano se va",
con palmeras que convocan a miles
de víboras en lugares altos,
con monitos que se acostumbran a
serpientes y loros verdes, grandes
y fieros que también tienen un lugar
en lo alto. Con todo eso y muchas cosas
que integran un espacio que me tomaría
miles de años contarles, se hizo un pedazo
de tierra con un nombre espectacular.
Itá Caabó, se llama.

lunes, 6 de febrero de 2012

Canto marino

En un paisaje donde todos
se levantan para interpretar
cosas divinas, se suprimen de pronto
todos los colores y todos los sonidos
y lo que entonces se siente no es
ni negro ni blanco, ni duro ni blando,
es lo que no debe estar al fin se aleja.

sábado, 4 de febrero de 2012

Cuadro de las vacaciones

Camino por la orilla de un lugar que tiene tiburones pudriéndose como nunca antes al sol. También entre las rocas hay cosas que fueron espléndidas -se nota-, y hay montones de mujeres que van envejeciendo y, como pueden, intentan mantener su encanto metiéndose las tangas en el orto y cosas así. En el agua, pendejas que no quieren salir; es porque está caliente. Y arriba albatros que revolotean como guardianes fantásticos. A los extremos, delicadas palmeras.

El olor no deja de ser espantoso en ningún lado y alguien sugiere quemar leña.