jueves, 23 de febrero de 2012

Si las circunstancias fuesen posibles





Se eleva hasta sentir una pequeña
lechuza sobre sus hombros. Recién entonces
el hielo empieza a derretirse
y alguien promete un final distinto.

Será que entraremos donde los ruegos
serán menos firmes, nuestros cuerpos
abrirán las condiciones y no habrá
la menor resistencia?
Publicar un comentario