jueves, 26 de abril de 2012

Un pez no tiene métodos

Un espacio y tiempo infinito surcado por energías que, por motivos insondables, generan los hechos que tratamos de interpretar mientras pescamos sobre un bote que reposa sobre agua casi helada y montañas excepcionales detrás. Nosotros seguimos juntos en función del amor que se genera en algún lado y nos impone un destino común: la inquietud por saber a dónde vuelan los patos al final de un tarde en una línea larga y sorprendente.
Publicar un comentario