miércoles, 4 de julio de 2012

A ella


Los caballos alados se extienden por calles

que tienen límites difusos gracias a la niebla que envuelve

estos días de invierno que no rugen, ni hablan,

ni muestran nada que no sea

                                                      lo indecible.




Publicar un comentario