lunes, 27 de agosto de 2012

Frente a un viejo que mendiga con extrema suficiencia


Frente a un viejo que mendiga con extrema suficiencia uno puede sentir el dolor de ese otro ser y darse cuenta que es cierto: todo puede ser considerado como una diferencia de grados. Es decir, los sentimientos humanos tienden a ser parecidos y las situaciones por las que atravesamos sólo constituyen una cuestión de distancia. En eso radica, en último término, la diferencia entre unos y otros.

En ese nivel de realidad, lo que diferencia los grados de proximidad entre unos y otros es el nivel de sensibilidad que cada uno puede desplegar. Las consideraciones que estructuran cierta sensibilidad tienden a ser la herencia que sujeta a la persona en el momento en que debe desarrollar un determinado tipo de empeño por sobrevivir y permanecer. Las sensaciones, por su parte, la gran mayoría de las veces, tienden a responder a las ideas que guían en la superficie nuestro accionar. Pero, por supuesto, las ideas no son idóneas para abarcar a las emociones y, entre unas y otras, existe una franja inmensa que permanece descontrolada y en funciones. Se trata del cuadro energético, ese que irradia el individuo y lo sobrepasa desde que crea determinadas realidades en su entorno, y por ende afecta a un determinado grupo de seres que tienen un contacto más o menos cercano -e incluso indirecto- con el individuo en cuestión.

Por todo esto, los fenómenos humanos son de lo más complejos. Pero esa tremenda complejidad tiende a ser negada por las personas. El motivo es que aceptarlas supone asumir un grado enorme de incertidumbre y, en lo fundamental, la falta de certezas no ayuda a establecer un sistema de dominación útil para alimentar a quienes dirigen ese conjunto.

Y más allá, las estructuras de dominación de cada individuo exigen establecer un relato que cierre determinada historia. Esa que tiende a formular un sistema de dominación que pretende unificar ciertas bandas de emociones hacia ciertos discursos más o menos conocidos.

En suma, es interesante vislumbrar la distancia que existe entre las emociones de unos y otros según el lugar que cada uno ocupa y, en lo fundamental, es interesante atender a la distancia que establecemos entre nuestra emoción y nuestro discurso. O más bien: cómo nuestro discurso le habla en realidad a nuestra emociones.

 
Publicar un comentario