martes, 30 de octubre de 2012

Estancia Santa Inés

Las antorchas caen sobre las cabezas de un ganado que, bajo la lluvia, se desploma de a poco en noches de verano, sin más luz que las fosforescencias producidas por huesos esparcidos sobre una abundancia de campo que al fin detiene la salida del sol.

lunes, 29 de octubre de 2012

Los inexistentes

En los confines donde se alzan los pájaros más espléndidos, se advierten las proezas de los que alguna vez fueron llamados héroes; ahí donde las personas son destruidas por la voracidad de un Olimpo que ellas anhelan, ignorantes de los efectos en el medio de una bañadera que aloja los juguetes más exquisitos, hoy herrumbrados.

domingo, 28 de octubre de 2012

El canto de un zorzal

La historia, como marca nuestra existencia, deja poco espacio para un acto en verdad libre. Los días se ocupan con la conformación de una estructura que intenta responder a la inmensidad de historias de todos los que ocupan la tierra. Las posibilidades de una elección genuina, por lo tanto, no pueden ser verificadas, y los días de cada uno entonces se involucran en una sucesión de respuestas a hechos que se proyectan de manera indefinida. Pero de todas maneras cada uno persiste en la búsqueda de ese cara a cara con el deseo. Exige la llave a un placer genuino; uno que rara vez se presenta pero que, cuando lo hace, en verdad nos da una sensación de avance, de cambio. Así la historia se involucra mejor con uno. Aunque más no sea por unos segundos y de manera empastada. El canto de un zorzal en el medio una ciudad inabarcable.

jueves, 25 de octubre de 2012

Existencialismo al final

Hay espacios de conocimiento que van como icebergs por donde uno camina. Y claro, uno no podría jamás explicar el alcance de esos espacios, porque uno mismo no los conoce; pero al menos, gracias al tiempo y cierto esfuerzo, uno aprendió que están en todos lados, son intraducibles, y por sobre todas las cosas, entrañan la imposibilidad de pasar a un discurso. Las cosas ocurren en la selva y en los prados que nos toca conocer o imaginar, y persisten en dimensiones inabarcables que lo mismo desaparecen.