martes, 30 de octubre de 2012

Estancia Santa Inés

Las antorchas caen sobre las cabezas de un ganado que, bajo la lluvia, se desploma de a poco en noches de verano, sin más luz que las fosforescencias producidas por huesos esparcidos sobre una abundancia de campo que al fin detiene la salida del sol.
Publicar un comentario