miércoles, 5 de diciembre de 2012

La historia de la creación es el resultado del arte

Vamos otra vez. El Ser, como alguien posible, se hizo de la nada, y apareció así, en el medio de una noche glacial, y dijo cosas que nadie entendió y, por lo tanto, no quedaron registradas en lado alguno. Y luego, en la imaginación, se desnudó y, mientras corría por el hielo, trazó imágenes que resultaron muy hermosas para ciertos espectadores que, conmovidos, fueron a buscar rosas y claveles para arrojarle. Hubo ninfas incluso cerca. Se atisbaron. Y hubo gente que corrió en todas las direcciones posibles. Y todo esto fue pronto registrado por un artista excelso que, por esas cosas de la imaginación, le añadió un montón de detalles que ahora están por el cielo y por cada rincón del increíble mural que fue alguna vez objeto de innumerable ponderaciones pero que hoy yace en alguna parte del inmenso y estruendoso mar.
Publicar un comentario