martes, 4 de diciembre de 2012

Un gato a lo lejos

¿Qué es lo verdadero? Algo cierto, irrefutable.
Un bastión donde nos podemos recalar.
¿Para qué? Para no enfrentar la incertidumbre.
En mi sueño un gato grande y azulado hablaba.
Estas cosas decía: ----La noción de verdad te acorrala.
Te deja en la mente, supone cosas que se vuelven
normas, y esas normas sirven para la
dominación. Es la dinámica del poder
la que exige verdades. Y no digo que eso
esté mal, ni bien, ni que sea verdad,
o no.---- Me desperté en el medio de
la noche. Toda la casa dormía, mis padres,
mis hermanos, cada objeto. También
los demás objetos de la calle. El cielo
aparecía nublado y en algún lugar estaba
la luna, y no sé por qué pensé que
todo lo que me pasaba y pasaría, mi existencia
incluso, después de todo no era
una verdad, que no había una sola verdad frente
a mí, que todo era energía, energías que
iban y venían, y en el camino producían
cosas, personas, eventos, y no lo quise creer.
Y un gato a lo lejos maulló.
Publicar un comentario