miércoles, 2 de enero de 2013

El mar de los peces


La maniobra que se vuelca sobre nosotros
engloba un sentido que no conocemos pero que nos
lleva a querernos de una manera que el tiempo consigue
sedimentar sin ostentaciones ni grandes monedas
de cambio. No exigimos represas donde contener
miles de emociones. Mejor así, prefiero los instantes
que llevan al mar de los peces.
Publicar un comentario