jueves, 7 de febrero de 2013

Tarot, la justicia


No hay otra cosa; una pluma cae hacia el piso. Que es un mar transparente. Esto ocurre una noche de verano que no tiene viento, ni voces, ni otra cosa. Sólo pequeñas olas. Llegan a una costa que exige caminarla porque tiene diseminadas, de tanto en tanto, cartas y fotos. Relatan lo que les pasó a quienes nos precedieron. Veamos: los relatos no son muy diferentes al nuestro. Repetimos nuestra condición en lugares que no podemos nombrar. Imaginamos cosas, tenemos deseos que no podemos cumplir, y nos conformamos menos de lo que debiéramos. Y a nuestro lado hay guacamayos multicolores. Ellos viven su hermosura sin dramatismo y no dicen nada.
Publicar un comentario