miércoles, 20 de marzo de 2013

La dinámica del carácter


Hay una dinámica que se integra a nosotros a través de la percepción. El eje por el cual se estructuran las emociones hasta convertirse en pensamientos que derivan en acciones.

Debido a esa dinámica, cuando cambia el eje de nuestras percepciones, se modifican nuestros actos.

Si cada percepción es el resultado de cómo nuestro mundo emocional hace contacto con el afuera, ese diálogo entre el ser y el afuera es la fuente integradora del carácter.

Un resultado expuesto a influencias que, debido al diálogo, se encuentra siempre frente a la posibilidad de establecer distintas dinámicas. 

El cambio acecha de manera continua al carácter.  Pero él rara vez cambia porque funciona más bien como una garantía de inmovilidad y certidumbre frente a la impredecible existencia.

martes, 12 de marzo de 2013

La realidad como una capa de miradas que aloja otras tantas


 

Hay muchas maneras de encajar las vivencias. Pero todas tienden a pasar por el hecho de evitar el dolor. De esa forma, se construyen fortalezas en torno a misterios que en verdad son reservorios de diferentes traumas. Angustias que no han podido ser arbitradas y que, desde el poder fantasmagórico que tiene la oscuridad, operan para mantener el carácter inaccesible de dolores que en teoría-amenazan con ser devastadores.

Pero en la práctica, o a la luz, no suelen ser tan contundentes esos dolores.  Aunque su función es disimular esa verdad, y las realidades que encubren, para permitirnos continuar.
Es decir, las angustias tienden a ser parceladas y distribuidas en diferentes compartimentos emocionales desde donde operan con más poder. Y si bien esa distribución es útil a los efectos de no enfrentar el dolor, cuando el enfrentamiento ocurre hay un paso adelante.

viernes, 8 de marzo de 2013

La dominación y las creencias


Las creencias parecen de lo más potentes, pero atrás de todas sus maneras tan categóricas esconden algo que es bastante vergonzoso para la dinámica que entrañan: se basan en suposiciones. Es por eso que nuestras creencias muchas veces, con suerte, cambian. Se adaptan a nuevos contactos. Porque lo definitivo en la aproximación a lo existente es el contacto. Las mil maneras como uno está frente a la complejidad de las cosas. Sabemos que ese vínculo no puede ser reducido a ciertas certezas. Y también sabemos que no puede ser descripto. Pero lo hacemos porque es la manera como nos han enseñado a dominarnos otros dominadores.  

martes, 5 de marzo de 2013

Eso que nos toca para que lo amansemos


La forma en que las cosas van, a cada instante, superan cualquier posibilidad. No se puede sentir ni narrar la complejidad que implican. Cada existencia tiene fronteras inexpugnables que nos obligan, en un punto, a callar. A no decir. Conviene respetar la impotencia. Pero el camino es difícil, implica un amor muy íntimo. Hace falta entender lo que es la humildad. Saber que hay cosas que no se dicen ni se muestran pero tienen el mayor relieve. No en la manera de las retribuciones que hemos forjado para el amor. Una cosa es amar lo que deseamos. Otra ir más allá. Entender que eso que no deseamos nos toca para que lo amansemos.

lunes, 4 de marzo de 2013

Lo espiritual en los días


El entendimiento acerca de la unidad de las cosas no tiene una dimensión ni perfecta ni conocida, ni siquiera es algo que exista fuera de la fórmula que evoca eso que, en su brillo, y por sobre todo,  tiene sólo el don de ser una posibilidad para formular un contacto. Un acercamiento con el amor. Y el amor es mejor.