viernes, 8 de marzo de 2013

La dominación y las creencias


Las creencias parecen de lo más potentes, pero atrás de todas sus maneras tan categóricas esconden algo que es bastante vergonzoso para la dinámica que entrañan: se basan en suposiciones. Es por eso que nuestras creencias muchas veces, con suerte, cambian. Se adaptan a nuevos contactos. Porque lo definitivo en la aproximación a lo existente es el contacto. Las mil maneras como uno está frente a la complejidad de las cosas. Sabemos que ese vínculo no puede ser reducido a ciertas certezas. Y también sabemos que no puede ser descripto. Pero lo hacemos porque es la manera como nos han enseñado a dominarnos otros dominadores.  
Publicar un comentario