jueves, 30 de mayo de 2013

Tobogán


Vamos hacia las maneras

que alguna vez estuvieron

en el tiempo que permanece.

 

miércoles, 29 de mayo de 2013

Más allá de la terapia


 

Una luz se vuelve parte

de lo que no tiene un punto.

Pero persiste;

algo le ha dado vida

y no sabemos qué es.

 

Tal vez un hilo que nos conecta

con el escenario primordial:

cómo sentimos

ese instante que escapa

hacia donde un esfuerzo

termina.

 

Y sólo nos queda

la pertenencia al todo,

un abandono que no nos redime

pero al menos nos adormece.

 

Y dormimos

como si fuéramos grandes

cuando éramos niños.

 

 

lunes, 27 de mayo de 2013

Estética


Poses que repetimos para imitar esas figuras del renacimiento

que evocaban, siendo humanos, la gracia de los dioses.

viernes, 24 de mayo de 2013

La posibilidad de decir lo que uno quisiera decir


La posibilidad de decir lo que uno quisiera decir

es lo que se empecina en soñar

sobre una playa que recibe


el muy tibio sol de invierno.

 

miércoles, 22 de mayo de 2013

Eso que nos empecinamos en conseguir


Eso que nos empecinamos en conseguir

y tiene que ver con el deseo
de ser amados.

Esos carteles que señalan en las rutas

los lugares, las distancias, los giros.

Esa manera de querernos a la salida

de los bares, en los boliches, cuando éramos

chicos y soñábamos con montones de cosas

que nunca llegarían
en la forma que sonábamos.

Las maneras de pasar el tiempo, la ruina de los imperios.

Los pájaros cada mañana, firmes, indubitables.

Algunos tienen colores y cantos que parecen

provenir de la esencia de la realidad.

Las olas, en algún lado, por las playas,

en el océano incluso, gestándose,

eso pasa hoy, esta mañana.

martes, 21 de mayo de 2013

El sentido de las cosas


Los ángeles delicados

se muestran los unos a los otros

para que las flores que adornan el cielo

sean más hermosas sin saber ellas

nada de lo que ocurre

y que sin embargo
 
eso que ocurre

resulte para alguien
 
en algún lado.

En el punto más alto


En el punto más alto

donde están nuestro deseos más altos,

las fieras indómitas aúllan  por un
 
pedazo de pan y los pisos se derrumban

para que aflore el terreno donde
 
cada bicho busca su flor.

jueves, 16 de mayo de 2013

Una tarde correntina



Eso que nos exalta y divierte en el meridiano donde las cervezas se sostienen. Hay flores en el mantel y eso nos alegra también. Me gusta este bar, digo con la vista en unos gorriones que  aprovechan las migas, y giro la cabeza para recibir mejor el sol. El bar –para nuestra felicidad- está en una avenida cubierta de árboles. Ellos, de manera incierta, hablan de una jungla al final. Lo que sigue a la pampa está acá. Se puede hablar de un milagro. Es decir, acá es posible disfrutar sin gestos que evoquen algo. Estamos en un lugar alejado de películas y fábulas de cualquier tipo. Es fuerte el sol y cada uno lo siente. Nos amamos con lógicas pausas y el amor brilla.

miércoles, 15 de mayo de 2013

La flacura de las creencias


Las creencias como murallas que se alzan para que los cuidadores digan: “El zoológico es una dimensión que puede durar todo lo que uno desee”. Porque de eso se trata, de congeniar la realidad con el deseo; de eso se nutren y a eso apuntan.

Si vemos con detenimiento, tratan de unir lo que podemos el decir y el hacer con lo que ocurre. 

Y vistas de cerca se las ve flacas.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Gente que pasa



Un plan encapsulado en un sueño

se pierde para entrar de improviso

   a la efervescencia de las figuras 

              de una tarde.


La gente pasa por el césped 

     con sus paraguas rojos.


Al sueño hay que desentrañarlo

para conocer esos márgenes

          donde empiezan

       los instantes fugaces.

sábado, 4 de mayo de 2013

Tarot, Siete de Espadas



La mente como una caverna que continúa y por momentos llega a ríos subterráneos llenos de anguilas fluorescentes que nadan entre algas.

Así va uno, con pensamientos inscriptos en caminos que parten de lo inaccesible.

jueves, 2 de mayo de 2013

El mundo emocional como una nave llena de tripulantes

El mundo emocional como una nave que se llena de tripulantes. Ellos navegan en el sentido que les permite el viento, y el viento es lo que sucede afuera y determina un rumbo. Y el mar es el alma.