domingo, 29 de junio de 2014

Acerca de lo profundo y bello


De pronto no es necesario hacer nada

uno se ve como un artesano que

en la liviandad de sus mandatos

precisa continuar con una tradición

y nada más. Y después, duerme,

y se levanta, y come y toma.

Y después, cuando por fin se ve

al espejo, no hay más un reflejo
 
de algo que pretender ser

profundo y bello

sino algo personal y límpido
Publicar un comentario