jueves, 14 de agosto de 2014

Cuando nos acercábamos a los cuadros -acerca de las obras de Germán Wendel-

La imagen fue extraída de un cuento
que se ha esfumado de la memoria
de aquellos adultos que se olvidan
de su grandeza de niños,
cuando la falta de nociones
demostraba cada día más
y más cosas que, en vez de esfumarse,
se volvían tan nítidas
que concentraban
los colores y los acercaban
a los ojos para saciar esa sed
por saber lo que todavía no era
sabido pero ya estaba a mano.

Publicar un comentario