jueves, 21 de agosto de 2014

Un pescador hijo de Dios

Los mandamientos: esos que te aceleran
por todo el patio hasta que, con el corazón a mil,
hacerte verla mismísima cruz donde Cristo padeció
por nosotros hasta morir. Para después resucitar
y ascender por gracia de todos los que venimos
después de tamaño acontecimiento siendo que él era
el hijo de Dios y un pescador.
Publicar un comentario