sábado, 27 de septiembre de 2014

La insensibilidad del azar

Las margaritas esparcidas
después de una masacre
que nadie entiende
y que parece sólo querer
decir que no hay un Dios
que no hay una razón
que el azar funciona
y que es de lo más insensible.
Publicar un comentario