martes, 16 de septiembre de 2014

La razón de escribir

Necesitás algo que te oxigene la mente
y a la vez que hable por voz
desde otro lugar
que no sea el lugar donde un montón
de cactus te señalan una montaña inmensa
que sabés que lo más probable es que nunca
asciendas.


Publicar un comentario