sábado, 27 de septiembre de 2014

Los tonos del río

Ay, la liviandad del río que corre
de una manera que presume
su propia insignificancia
en los tonos de marrones
que debieran ser extraños
y a mí se me vuelven de lo más
entrañables.
Publicar un comentario