viernes, 26 de septiembre de 2014

Sakai, sin título, óleo

En una gran escena de grises
hay un blanco y un negro
y después un rojo que cuadra
a la perfección con lo terroso
de la materia puesta
en una obra más plástica
que lo común.
Publicar un comentario