martes, 9 de septiembre de 2014

Sociedad adulta

El mundo de la niñez
y su pérdida igual de
mágica que sus comienzos,
después las obligaciones
cada vez en ascenso
en pos de cumplir
con la inmersión en
agua negra y densa
que es revuelta quién
sabe por quién.
Publicar un comentario