viernes, 3 de octubre de 2014

Huir de toda idea de perfección

Huir de toda idea de perfección, en tanto crea un escenario de integridad que es la pantalla de un sistema de dominación. El margen para el error es señal de humanidad y, por lo tanto, de ternura.

Huir de toda idea que implique en sí una directriz demasiado estricta. Por lo tanto es preciso huir de la misma palabra. 
Publicar un comentario