martes, 9 de diciembre de 2014

Celebran algo

Charlamos con mi hijo sobre el
por qué de muchas cosas
hasta llegar al no sé.

Después nos quedamos con
la vista fija en la enredadera
que cubre la casa, como a la
espera de que por lo menos
esa planta tan magnífica
hable, pero no habla
sólo cantan los pájaros
en los árboles que tenemos
a nuestras espaldas.
Celebran algo, digo de
pronto, sin mayor explicación.
Y mi hijo asiente.

Publicar un comentario