martes, 16 de diciembre de 2014

Homenaje a Francis Ponge

El pan de la mañana
que tomo para mí
es un hábito que debo
valorar más en toda 
su dimensión práctica
y mística. Y digo 
esto último, no en un 
sentido elevado, sino
en su acepción más 
simple.
Publicar un comentario