sábado, 20 de diciembre de 2014

Se disfraza a veces el poema

Se disfraza a veces el poema
como en un amanecer
que está dotado de un color
ceniciento y que pronto
anuncia su propia tormenta.

Es la palabra angélica
la que a veces nace
de esa forma acorde.

De una manera etérea
y tal vez suficiente
para empalmar con
lo que resta de un día
que es fácil planteárselo
alejado de lo imperecedero
en el silencio que se corresponde
con la forma cada vez más
contundente de las nubes
Publicar un comentario