martes, 24 de febrero de 2015

El azar no implora

El azar no implora, establece.

Las ruinas donde permanecen
nuestras voces a la espera
de una emancipación
que cuesta mucho esfuerzo.

Es que las palabras sueltas
no incurren en contradicciones;
son las frases las que ocupan
el espacio que nuestra mente debiera
reservarse para dotar al día
de un vislumbrar; de una ola
que pase una y otra vez
sobre nuestra posibilidad de decir.

Y todo, solo para establecer
que los fragmentos de eso
que no podemos aprehender y llamamos alma
está dotado de un sinfín de capas
que permanecen heladas
a las espera de ser derretidas.
Publicar un comentario