domingo, 22 de marzo de 2015

La energía de las personas

Las personas poseen energías que, como tales, crean ámbitos; funcionan como "un estar en el mundo". Son, en especial, las fuerzas creadoras de los estados más subjetivos y determinan -en conjunto con las energías exteriores- los estados más objetivos.
Cada energía tiene grados, una cantidad determinada de potencia y, a su vez, tiene cualidades. Características que predisponen la ocurrencia de ciertos efectos.

El grado, la cantidad determinada de cierta potencia, se vincula con el volumen que tiene la energía dentro del individuo. La porción del individuo que ocupa -para esto hay que tomar en cuenta que cada individuo es una espacio que está dotado de porciones de diferentes energías-.

La cualidad, en cambio, es el tipo de alcance qué tiene la energía. Qué genera; qué puede alcanzar. Se vincula más con los efectos que crea; con el tipo de reacción que genera.



  
Publicar un comentario