lunes, 25 de enero de 2016

Las peripecias del contrabando


Las ramas del sauce casi sienten el agua

mientras los peces intentan tocar sus ramas.

Hay un hilo por donde corre la araña, casi arranca la noche

y los pájaros todavía no duermen.

Lo veo todo desde una barra de un parador mientras me toca

el hombro un viejo que pronto me cuenta cosas

que disfruto. Me habla de las peripecias del contrabando,

de las odiseas de la pesca.
Publicar un comentario