sábado, 16 de enero de 2016

Los caballos

Los caballos se desbocan por calles
con límites difusos gracias a la niebla
que envuelve estos días de invierno
que no rugen, ni hablan, ni muestran nada
que no les sea propio.
                     
Más allá, un bote reposa
Publicar un comentario