lunes, 18 de enero de 2016

Tiene el lugar

Aunque por el viento
las copas de los árboles se mueven
algunos pájaros permanecen.

Es su forma de estar sin decir. 

Abajo lo dicho: un jardín con plantas voraces
que se despiertan con el sol
y se duermen con la luna.

Tiene el lugar una nube
de mosquitos y montones de ranitas
que están quién sabe dónde, 
y gatos que disfrutan de los árboles
que a su vez disfrutan de los pájaros 
de todo tipo y color.

Y también comadrejas y roedores.

Y un agua calma y casi verde
que invita a tirar piedras.

más abajo, en el final de la barranca
la sobriedad de los pastizales
que apenas se mueven.



Publicar un comentario