sábado, 7 de mayo de 2016

No tiene un capricho

No tiene un capricho que lo atosigue
hacia un rumbo específico. Nada, va y viene,
pasa entre las plantas, se muestra tal cual es:
ni demasiado exótico, ni demasiado vulgar,
aunque él no sabe de esos términos.
Tiene la timidez que adora, el ir y venir
por lugares que conoce, y también
el gusto por adentrarse en profundidades

que no ha tocado ni percibido. 
Publicar un comentario