martes, 30 de agosto de 2016

Mi padre


Cuando estaba muy mal
mi padre me enseñó que hay que buscar
el instante de felicidad en el día.
O algo así me dijo. Y tenía razón.
Ahora espero transmitirle a quien lo necesite
lo que hay detrás de esa frase
que en realidad tiene incontables gestos amorosos
que no podría enunciarles del todo.


domingo, 28 de agosto de 2016

Visible y floreciente


Hoy al mediodía, bajo una persistente lluvia,
mientras caminaba por la vereda del teatro
Colón para ir a buscar a mi hija,
ante la visión de una desgracia ajena,
sentí que de ese lado de la calle, a mi alcance,
estaban los posibles motivos para darle un sentido
potente y profundo a esa tragedia hasta dejarla reducida
a un acto diferente y redentor.

Y al mismo tiempo, presentí que enfrente, sobre la otra vereda,
había un mundo azaroso y absurdo que no atinaba a lograr
una quietud siquiera aproximada, y además me decía:
“No caigas en ningún tipo de sentimentalismo ficticio.”

Miré por un instante el húmedo asfalto
y fui capaz de abstenerme de tomar una elección específica.
Pude dejar que las cosas siguieran más allá de mis creencias.
Aunque suene pomposo se puede decir que tomé asiento
en mi cada vez más visible y floreciente alma.


sábado, 27 de agosto de 2016

Liberación

Cuando dejé de buscar la meta después 
de años y años de no llegar mayormente a nada,
las cosas tuvieron un color más fuerte 
y el aire me pareció más libre.

Montones de oportunidades entonces bajaron de los cerros,
los pájaros cantaron incluso más briosos,
y el día siguió su curso.




miércoles, 24 de agosto de 2016

Feliz día del niño


Para ir a festejar el día del niño en una casa en el campo,
hicimos más de sesenta kilómetros. Una vez ahí, instalados bajo el
sol del invierno, y con la bonhomía de los árboles cerca,
comimos y bebimos mientras los niños saltaban en un inflable
contratado al efecto.

Sentados en una larga mesa, o desperdigados
en una barra junto a una parrilla, charlamos acerca
de los temas que entretienen a veces a los adultos:
los viajes, las posibilidades de ir un poco más lejos
en la adquisición de más bienes. Hablábamos de la actualidad.
Hasta se tocó el tema de los impuestos.
Los chicos, a cierta distancia, siguieron en su trajín
hasta que algunos dieron la orden de volver a los autos.

Entonces, me quedé en silencio bajo los árboles.
Unos teros, tensos, caminaban por el pasto a lo lejos.
El aire tenía un frío capaz de generar una bienaventurada potencia.
Cada objeto resultaba una presencia pacífica y a la vez tierna.
Había en todas partes una sensación de bienestar  
que no sabría a qué atribuir. Y fui feliz.

Después, cuando por fin anocheció, junté a los míos.
Los chicos y mi mujer subieron al auto.
También la perra. Y partí, sin saber bien para qué,
a enfrentar a la briosa ciudad y su tráfico.
Como consuelo pensé que era para resolver
algún tipo karma. O para volverme más sabio.

 



martes, 23 de agosto de 2016

Una pequeña iluminación


La imagen que buscaste todo ese tiempo
apareció una tibia noche de invierno
en que cargabas nafta en una estación de servicio.
Te viste al fin dotado de la autoridad necesaria para tocar
lo que está al alcance. Vino entonces un hombre a atenderte sonriente
y charlaste con él.



domingo, 21 de agosto de 2016

Barrio Marly

Te levantaste a la mañana
y por fin estabas de vuelta en ese tiempo
en que había un entusiasmo espléndido
porque los mejores caballos
se habían disparado por las calles

y nadie atinaba a enlazarlos. 

sábado, 20 de agosto de 2016

Luz en la mañana

Hoy, por un momento, en el campo no hubo
preocupaciones posibles, ni nada en tu cuerpo
que pudiese decir algo distinto de lo que decían los árboles, el pasto,
o los animales que sueltos por el inabarcable espacio,
se iniciaban con total devoción en el nuevo tiempo.

La mañana arrancaba.
Su luz iba mucho más allá de lo que
los seres por ella iluminados  podían ser.

Y sin embargo, solo pedía que la recibieran.



martes, 16 de agosto de 2016

Homenaje a Arnaldo Calveyra

Con las primeras luces del día
los pájaros se incluyen en una enardecida celebración
para liberar el espacio de cadenas de oro y plata
a un barco que en tu mente brilla muy portentoso y verde
y se alza en el medio del campo, en una hondonada,
por donde un riacho hermosea tanto el paisaje,
que pareciera que esos mismos pájaros adornan con su canto
a ese sol que sube detrás de unas nubes
afinándose hacia el este
a un ritmo dulce, casi imperceptible.




lunes, 15 de agosto de 2016

La casa de las niñas Pasos en La Rioja

El tiempo iba a un ritmo meloso
en ese gran patio en donde dos esplendorosas
santa ritas daban sombra, y donde ellas cuidaron de las rosas,
de las petunias y los malvones, y de otras plantas ocasionales
que, en el medio de un paisaje desértico casi detenido del todo,
recibió muchos soles y siguió como un lagarto inmenso
que busca llegar a una playa intuida
detrás de las grandes y nevadas montañas.



sábado, 13 de agosto de 2016

Motivaciones de un joven


Vamos de la mano a la entrada
de una playa con un agua muy deseada
en un sueño muy querido
que se vuelve realidad
y nos abraza por un momento
queriéndonos dar fuerza
y hasta un sentido muy profundo
para todo lo que sigue.




viernes, 12 de agosto de 2016

Otra vez

En la medida que los pájaros llegan
al cable de luz sin prisa pero sin pausa,
con un fondo de un cielo que estalla
en los primeros instantes de un día
que vuelve a su punto de inicio 
y al mismo tiempo es nuevo,
los laureles apenas se mueven.

El frío es intenso, el pasto tiene puntos blancos.

Los trinos vienen de todos los rincones,
espaciados y gloriosos. 

Desde mi lugar, en mi casa,
todo es fácil de pronto, un sentimiento
apenas. Por supuesto pasajero.


jueves, 11 de agosto de 2016

Desde la escollera

Tratás de disfrutar de esos escasos 
y breves momentos en que el sol pega en tu cuerpo 
y una generosa sensación de calma y placer 
resulta por fin perceptible.

Entonces, agradecés la proximidad 
de un mundo apenas entrevisto.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Donde no hay viento

El ir, una y otra vez, hacia el mismo lugar
que no tiene no tiene potencia ni alegría,
pero que nos brinda un espacio conocido
en donde podemos reconocernos como
lo que suponemos que somos,
como si ese reconocimiento
fuese útil para remontar
un barrilete en una playa espectacular
donde no hay viento.


martes, 9 de agosto de 2016

La tragedia y su intensidad

Cuando te informaron que debías irte para no volver,
descubriste nuevos detalles en la célebre fuente que tanto
habías admirado todos esos años
en que los pájaros se posaron,
una y otra vez, sobre el mármol, y siguieron.


lunes, 8 de agosto de 2016

Una tarde

Más que buscar una verdad puntillosa y determinada,
ahora vamos hacia una filosofía hecha de lo que ronda
las magníficas estatuas ubicadas en los grandes
parques de un país lejano, donde una vez,
después de tomar unas copas de vino,
nos tiramos en el pasto a descansar
sobre el final de una plácida tarde
hasta que el sol se fue.


domingo, 7 de agosto de 2016

Muy a tu alcance


Esos tenues momentos que se vuelven de pronto
muy intensos, cuando mirás lo que hay alrededor
y notás que las cosas, el tiempo, el estar,  el cielo,
precisan de un agradecimiento profundo, muy a tu alcance,
que los acompañe.



sábado, 6 de agosto de 2016

Danzar en el aire, caer

Nos aplicamos a un estar que tiene que ver
con la posibilidad de salir de las ideas
y conceptos que pretenden decir las cosas,
lo que pasa. Dejamos que todo eso se vaya
y que nuestra mente divague un tiempo
y por fin se calme para admirar el lago, las montañas atrás,
y los pájaros que pasan, y se pierden debajo de las nubes.

Un árbol junto a nosotros, por más que no hay viento,
pierde entonces una hoja, y la vemos danzar en el aire, caer.


jueves, 4 de agosto de 2016

En ese tiempo

En ese tiempo, los días comenzaban
con la certeza de que estabas en un lugar
y en un tiempo en expansión.

Había en algún lado un ratón jocoso y alegre.

Quiero decir: desde la mañana las cosas se iban hacia los tonos
de luz que tenían las olas. Hacia el verde incluso del parque
y el rosa purpurado de sus hortensias. Todo se orientaba hacia
el calor inexorable de la arena, en su fuerte goce,
cuando te echabas a descansar

y todo lo voluptuoso que había estaba en vos.

miércoles, 3 de agosto de 2016

La rutina de los días

La rutina de los días como una fuente
de serenidad y más tarde tedio
que te impulsa a la vez a buscar un cambio
que te envuelve en un dramatismo
que, de manera inexorable, busca lo desapacible
y lo trágico, para después, al poco tiempo,
dejarte agotado junto a una fuente que tiene
una figura humana muy pero muy hermosa
que no acierta a tener su tan deseada vida.