jueves, 4 de agosto de 2016

En ese tiempo

En ese tiempo, los días comenzaban
con la certeza de que estabas en un lugar
y en un tiempo en expansión.

Había en algún lado un ratón jocoso y alegre.

Quiero decir: desde la mañana las cosas se iban hacia los tonos
de luz que tenían las olas. Hacia el verde incluso del parque
y el rosa purpurado de sus hortensias. Todo se orientaba hacia
el calor inexorable de la arena, en su fuerte goce,
cuando te echabas a descansar

y todo lo voluptuoso que había estaba en vos.
Publicar un comentario