sábado, 17 de septiembre de 2016

Y los pájaros, entusiasmados, cantaron más fuerte


Esa mañana pletórica se propuso entender
que las cosas rara vez encajan con nuestras pretensiones,
y que uno debe buscar con suma paciencia acomodar
las vicisitudes del día para tener al menos
cierto entendimiento pasajero que con suerte
pueda expandirse hasta el alma y desde allí crecer.


Publicar un comentario