jueves, 6 de octubre de 2016

El fin de la angustia


Todos esos peligros, incluso esos dolores,
el día que comenzó la primavera de ese año
se volvieron flores silvestres que formaron
un colchón divino incluso para los pájaros
que fascinados se refregaron
sobre la suavidad de los colores.



Publicar un comentario