domingo, 8 de enero de 2017

Felicidad en Nayarit

Aquel momento en que las cosas 
se detienen y los sentidos captan
ese mayor volumen 
que puede llegar a tener un tiempo 
que dota de más intensidad a colores, 
figuras, aromas y melodías,
que de pronto adquieren una relevancia mayor.

Y paz, mucha paz, 
como cuando el Señor
terminó de crear el mundo,
y descansó.


Publicar un comentario