sábado, 11 de febrero de 2017

En ese tiempo

En ese tiempo las cosas, me refiero a los objetos,
la luna, el sol, las casas, y un montón de cosas que están
por todos lados, tenían una presencia mayor.

Su mudez las exaltaba.

Una fuerza reluciente -me imagino que por obra
de un montón de pensamientos fantasiosos- daban al espacio
un filo que te cortaba en pedazos.

Y, claro, nosotros aceptábamos cada uno de esos cortes.

Es para purificarnos, decíamos.




Publicar un comentario