jueves, 27 de abril de 2017

Latido general

La energía es cósmica, universal. Nuestro sentir está fundando en la interacción que tenemos con ese fluir. El latido general nos lleva a determinados caminos energéticos. Y el matiz último de nuestro trabajo, en forma esencial, es de lo más íntimo, y tiene que ver con la manera -que es única- con que nos relacionamos con ese fluir.

Los ciclos energéticos por lo tanto son generales, pero la resonancia que tienen en nuestro camino es estrictamente personal.





 

domingo, 23 de abril de 2017

Ecosistema

En la medida que las cosas se ubican
en el sentido del viento, los cuerpos tienden a relajarse
y las voces llegan a nosotros, que en la arena nos dejamos
también llevar por todo lo que es fantástico
y está más allá de nosotros dispuesto,
con modos insospechados, a integrarnos.

jueves, 13 de abril de 2017

Cielo con una bandada de patos


Hay, supongo, redes energéticas
que se enlazan y nos engendran
incluso a nosotros, los que vamos
de un lugar a otro, para lograr
un contacto amoroso parecido en algo
a la divinidad que inició
el complejo entramado.

Canales que llevan a lugares
en donde el sentimiento abraza
una luz que deja ver
un lago perfectamente celeste,
que refleja un cielo casi idéntico
por donde una bandada de patos
                     aparece.

domingo, 9 de abril de 2017

Entrada al mundo

Liberar el tiempo y la necesidad de hacer
algo en especial. Ser concreto en eso.
Estar más allá de una voluntad
determinada por algún tipo de trascendencia.

Ser como los peces que van, remontan el río,
vuelven a dejarse llevar por la corriente.
Y todo porque les gusta nadar y precisan comer.

De esa manera -dicen los sabios y yo les creo-,
se puede llegar a fundir mi espíritu con la fuerza
mucho más grande.

El universo entero puede vivir en mí,
y yo mismo ser el todo, sin que en especial,
sea algo más allá de la imagen de un pez
que sigue plácidamente el curso del río,
que va, verde y transparente, como una
víbora arriba de la tierra.

Y así las imágenes continuarán
arropando mi cuerpo hasta que mi cuerpo,
solo, pueda estar sosegado por el hecho de estar,
de ser, estupendo, parte de todo.

martes, 4 de abril de 2017

Una vela

Concentrado en un punto que intento sea divino
en donde las cosas son solo para jugar y no representan
otra cosa. No hay aquí dobleces.
Estoy al fin lejos del mundo, fuera del universo.
Emparentado con el lugar donde no hay límites.
Tengo el abrazo en mí, y él me pide persistir
en esa sensación de entrega que justifica
la inmersión en un mar que ofrece
una tenue animación para el viento
que golpea mi cara.

sábado, 1 de abril de 2017

Sé feliz

Un blanco que se deja interpretar
por los grises y sin embargo mantiene
bastante de su pureza indeterminada, y así,
airoso, evita el juicio tantas veces restrictivo y pobre
que se abalanza con intenciones de ser lo imposible:
un ave que puede volar alrededor de un sol
que se vuelve increíblemente pequeño
en la cabeza de quien concibe
la tristeza eterna de lo categórico.