miércoles, 9 de agosto de 2017

La destreza de los poderosos

Esa mañana que amaneció mustia
por efecto de las nubes, el viento y el frío,
estábamos asaltados por las dudas,
esas amargas y perfectas lanzas,
que desde los cielos de una ciudad imperial,
se empecinan en salir a proclamar
la destreza de los poderosos, esos seres
que se suponen felices, en contados instantes,
tal como hacemos nosotros,
que estamos mucho más al ras del suelo
y no podemos evitar una mirada más sensible
y cariñosa sobre las cosas.



Publicar un comentario