viernes, 28 de noviembre de 2008

"Hoy tengo ganas de fornicar"

A Tordelli lo conocí en el 2001; trabajaba en una dependencia pública del Gobierno de la Ciudad. Fue de las muchas personas que me tocó conocer en las diferentes dependencias públicas en las que me tocó trabajar. Y van. Soy como un experto en eso. Hugo Ángel Tordelli era su nombre completo. Tenía anteojos, era alto, flaco, usaba trajes de los setenta. La corbata mal planchada pero ajustada. Era, como me dije en su momento, (según mi inveterada tendencia al prejuicio), un hombre radical. Tenía toda la facha. Y pronto lo corroboré: lo era. Era un partidario del radicalismo "y le venía ya de familia". Hasta acá todo normal. Lo copado de Tordelli es que tenía un dicho: serio como era, cada tanto decía, “Hoy tengo ganas de fornicar”, y suspiraba. Ésa era su veta peronista. Tenía ese aspecto jodón que me hizo preguntarle: "Vos sos hombre de Nosiglia?"
Publicar un comentario