viernes, 11 de mayo de 2012

Incluso el mundo tiene reglas

Un arte complejo: abandonar la noción de tiempo. Quienes mejor lo practican son los que si las circunstancias son propicias viven sin un propósito. Porque cuando uno olvida sus propósitos, el tiempo transcurre y tiende a ser más feliz.
Publicar un comentario