miércoles, 30 de noviembre de 2011

Renzo nuestro CEO

Nuestro CEO es un hombre calvo aunque determinado. Le gusta su rol y que las cosas se hagan a su manera. Cita siempre una frase que atribuye a un filósofo chino sin dar su nombre; tiene que ver con la importancia de plantar un árbol aunque uno sepa que vienen los bárbaros. Es increíble, aunque me la ha repetido mil veces nunca la retengo. Lo atrae el programa En el camino de TN. No parece intrigarle en absoluto el sexo, ni comer y beber bien. Le gusta el trabajo bien hecho y la sensación del deber cumplido. Las cosas simples y más que nada ufanarse de esa supuesta simpleza. En un hombre que pretende ser justo y va a misa. Se cree esmerado con los suyos. Tiene hábitos férreos. Corre hasta cuatro veces por semana y comienza sus tareas temprano en la mañana. No lo afectan los vuelos largos como a otra gente –como a mí por ejemplo-. Respeta la cultura empresarial japonesa por sobre la americana y lee novelas históricas. Las de barcos que son leyenda en especial. Su nombre es Renzo y nació en un pueblo de la provincia de Santa Fe. Lugar donde va a pasar las fiestas. De su lugar se acuerda con cariño en momentos especiales. Los grandes acuerdos de ventas, por ejemplo.
Publicar un comentario