miércoles, 8 de febrero de 2012

Itá Caabó

En una estepa con perros hambrientos
que presumen "el verano se va",
con palmeras que convocan a miles
de víboras en lugares altos,
con monitos que se acostumbran a
serpientes y loros verdes, grandes
y fieros que también tienen un lugar
en lo alto. Con todo eso y muchas cosas
que integran un espacio que me tomaría
miles de años contarles, se hizo un pedazo
de tierra con un nombre espectacular.
Itá Caabó, se llama.
Publicar un comentario