domingo, 25 de mayo de 2014

El origen


Una cosa se vuelve mágica;

porque la verdad que las cosas no son mágicas

se vuelven mágicas

por las miradas que le dirigen los monos

en su mágico mundo

soñado en un jungla profunda

llena de terrores

que después son fenomenales

expulsiones hacia la realidad.
Publicar un comentario