miércoles, 5 de julio de 2017

Prueba de fuego


Con los años, se volvieron menos dramáticos
y sin embargo no dejaron de tener un aliento
por convocar a esas voces
que habitan en lagunas y árboles,
y refieren el eco de otro espacio
verde y nunca plano, que se transforma
en una gama de helechos
en donde los animalitos duermen,
y se levantan, relajados y espléndidos,
más curiosos que nunca,
siempre alentados por la posibilidad de ver
cierta luna en las inmediaciones del agua
que graciosa y tierna,
a los que se internan en ella, los baña.


Publicar un comentario